Feeds:
Entrades
Comentaris

verkami_dd6ffa8cd1cec812f5260066d6120400Ya lo dice ella: “Si a los medios no se les ocurre más salida que cerrar (hacer pagar) el acceso a la información o dejar las redacciones vacías de periodistas, hay que encontrar otras salidas”.

Quién habla es Mercè Molist, una de las pioneras del periodismo de Internet, especializada en explicar el entramado mundo de los hackers y de la seguridad informática. Durante los últimos 20 años, nos ha ayudado a entender, a través de sus artículos, el funcionamiento y conceptos de este mundo oculto o borroso para la mayoría de los mortales.

La conocí a mediados del año 1995, en Servicom, el primer proveedor de Internet en España. Yo trabajaba como periodista-Sysop y ella era una nueva usuaria. Los periodistas del momento interesados en Internet iban a parar a Servicom: Vicent Partal y Assumpció Maresme (directores de Vilaweb), Luís Ángel Fernández Hermana (ex director de en.red.ando), Lluís Reales  y un largo etcétera.

La periodista Mercè Molist, especializada en hackers y seguridad informática

La periodista Mercè Molist, especializada en hackerismo y seguridad informática

Molist enseguida se especializó en seguridad informática y recientemente ha publicado el libro ‘Hackstory.es, la historia nunca contada del underground hacker en la Península Ibérica”. Altamente recomendable para los que queráis saber alguna cosa sobre el tema en España o los que queráis descubrirlo.

Finalizado este proyecto –que financió con una campaña de crowdfunding con Goteo– , ahora arranca una nueva idea que merece la pena reseñar.

Algo mucho más simple, más asequible económicamente pero una salida para seguir haciendo periodismo del bueno: crowdfunding para cubrir el congreso de seguridad informática Navaja Negra, actualmente en su IV edición.

El evento se celebra los días 2, 3 y 4 de octubre en Albacete, y dispone de menos de 40 días para conseguir el dinero. La cantidad solicitada (669 euros) es ridícula, teniendo en cuenta la calidad de la información que Mercè Molist destilarà a través de artículos, tuits, entrevistas, etc. Desde aquí se accede a la explicación detallada en Verkami de su idea.

Ella se lo plantea, no sólo como una oportunidad si no también como un experimento.

- ¿Y si resulta que se puede seguir haciendo buen periodismo de esta forma?– me comentó hace tan sólo un mes ilusionada.

- Si consigues seguir publicando a través del crowdfunding es un éxito, Mercè- le respondí.

Molist, como yo y tantísimos otros periodistas que trabajamos hace décadas con Internet, pensamos y decimos en voz alta que esta desidia actual del periodismo no es una cuestión de la crisis sino de un cambio necesario radical en la manera de producir y divulgar la información.

Que no se puede dejar todo en manos del ‘copiar y enganchar’, que hacen falta reestructuraciones, nuevas formas de trabajar, de relacionarse con las audiencias y, sobre todo, de innovar. Pero nada… todo sigue igual.

Dice ella: “Quienes deberían asesorar sobre qué camino tomar están ciegos, pues la niebla es espesa en el mundo de la información.

Mientras no desaparezca la niebla, habrá que inventarse la manera de seguir haciendo periodismo del bueno.

¡Mucha suerte, Mercè!

 

Imagen del proyecto 'Losing Ground' de ProPublica

Imagen del proyecto ‘Losing Ground’ de ProPublica

Lousiana se ahoga, a velocidades trepidantes. La tierra se hunde y el mar sube.

Me acabo de enterar, de forma casual. De tuit en tuit, he llegado hasta el nuevo reportaje de investigación de ProPublica: Losing Ground.

Explican que, en sólo 80 años, unos 2.000 kilómetros cuadrados de su paisaje costero se lo habrá zampado el mar.

Los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU (NOAA, siglas en inglés) aseguran que se trata de uno de los mayores desastres ambientales y económicos en la historia del país. Hasta ahora, ha pasado prácticamente desapercibido.

ProPublica –uno de los medios de periodismo de investigación más prestigiosos del momento– pone sobre la mesa un hecho impactante que afecta a millones de personas.

Se nos explica cómo Lousiana podría llegar a desaparecer del mapa de los Estados Unidos en menos de un siglo. La alerta no es gratuita: este Estado del sur concentra la mitad de las refinerías de petróleo del país, tiene un puerto vital para 31 Estados y la mitad de su población (2 millones de personas) tendría que encontrar otro lugar para vivir.

Mapa de Louisiana (Fuente: Wikipedia)

Mapa de Louisiana (Wikipedia)

Durante años, la mayoría de los residentes no se dieron cuenta. En una área de miles de kilómetros cuadrados, estas pérdidas parecían insignificantes. Pero los más mayores cuentan que ya no existen los lugares de pesca, pantanos o playas donde pasaron sus infancias.

Explorar este tema de la mano de ProPublica es un placer periodístico.

El texto es del periodista Bob Marshall (Premio Pulitzer) del medio The Lens.
La representación de los datos, los mapas y el diseño es obra de Al Shaw  de ProPublica y Brian Jacobs de la Knight-Mozilla Open News.
La investigación fotográfica y la producción de audio fue a cargo de DellaHasselle.
La fotografía actual es de Ellis Lucia de Knapp+Lucia Photography y Edmund D. Fountain, ambos profesionales de Nueva Orleans.
Y las imágenes de satélite para la representación imaginaria son del Tow Center for Digital Journalism de la Columbia Journalism School.

Zonas afectadas en el litoral de Lousiana (Fuente: The Lens)

Zonas afectadas en el litoral de Lousiana (The Lens)

Quizás no se esté muy interesado por lo que ocurre en el Estado de Louisiana, o se sepa poco de él (aparte de recordar que el huracán Katrina lo devoró de un bocado en el 2005).

Quizás no se haya visitado nunca esta tierra formada con los sedimentos del río Mississipi.

Probablemente, no se tenga a ningún familiar o amigo en ese lado del mundo, y no se sepa que un 16% del territorio son pantanos, canales, riachuelos y bosques inundados formando una red navegable de miles de kilómetros de agua.

Sin embargo… los relatos de la gente local que ProPublica presenta, con sus voces, su manera de expresarse en vídeo, la posibilidad de jugar con los mapas interactivos, de entender los datos recopilados para explicar la historia, de contemplar las fotografías... hacen que, así, de un momento a otro, se tenga un interés increíble por saber las causas que, de no actuar medio ambientalmente, provocarán que Louisiana desaparezca del mapa en unas cuantas generaciones.

¡A disfrutar del buen periodismo!

PD: Si alguno está realmente interesado en hablar, en directo, con los creadores de este macro reportaje periodístico pueden hacerlo hoy viernes 29 de agosto, a través de este chat. Los reporteros Bob Marshall de The Lens y Al Shaw de Pro Publica explicarán cómo llegaron hasta la historia y cómo crearon los mapas interactivos.

 

_MG_0533

El Festival Ars Electronica celebra este año su 25 aniversario. Dos décadas y media dedicándose a explorar y combinar el arte, con la tecnología, la ciencia y la sociedad.

Hace unos meses tuve la oportunidad de conversar con el director de FutureLab del Ars Electronica, quien está convencido de que “sin las máquinas actuales seríamos estúpidos y limitados”.

Horst Hörtner fue ponente en el evento anual del BarcelonaLab, un laboratorio abierto a la cultura y la innovación de la ciudad.

Hörtner y yo empezamos hablando de los drones con los que experimentan en FutureLab, revisamos la dependencia que tenemos por las máquinas, nos paramos en el Bosón de Higgs, regresamos al Renacimiento, echamos un repaso a la educación actual y acabamos divagando sobre el futuro y el sentido de la vida.

Una conversación única y, probablemente, irrepetible ;-)

—————————-

¿Qué forma tienen los drones con los que han trabajado?
Desde tierra no se aprecian bien. Tienen forma de helicópteros pequeños pero no con cámaras sino con sensores. No sirven para hacer una vigilancia aérea. Cada uno de estos aparatos son píxeles en el cielo. A nosotros nos gusta llamarlos ‘Spaxels’. Los inventamos hace dos años y los estamos probando en diferentes espectáculos.

Els spaxels del Futurelab d'Ars Electronica

Los Spaxels del Futurelab 

No le gusta mucho llamarlos drones, ¿verdad?
La palabra tiene connotaciones militares. Se dice ‘drones’ y se piensa en espionaje, armas militares, etc. Pero esto cambiará. Al principio, los ordenadores también tenían fines militares y ahora no tienen ninguna connotación negativa.

¿Qué usos cree que tendrán los drones en unos años?
Servirán para transportar medicinas, para crear arte en el cielo, para ayudar en temas sociales. Hasta ahora han sido tremendamente caros pero cuando haya más demanda bajará el precio y veremos nuevas utilidades.

Ars Electrónica viene combinando los conceptos arte, tecnología y sociedad desde 1979. ¿Qué cambios ha observado en 25 años?
Bueno, el año que se creaba Ars Electronica, Bill Gates estaba en un garaje inventando su sistema operativo, Windows. En aquella época, sólo algunos pensadores de medios comenzaron a extrapolar la influencia de la tecnología a través de los aparatos electrónicos en la sociedad. Ars Electronica reunió a filósofos, científicos, artistas, gente muy diferente que venía de disciplinas muy diversas. Era la época que no había grabadoras como la que tienes en la mano, ni máquinas de café como la del pasillo, ni a nadie se le había ocurrido todavía acuñar la etiqueta ‘Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)’ . Nada de lo que tenemos actualmente, puede funcionar ya sin estas tecnologías.

Continua llegint »

Leon Markovitz apareció de improviso en mi buzón de correo a través de un mensaje de LinkedIn. No nos habíamos cruzado virtualmente antes. Las únicas referencias que teníamos el uno del otro eran las estipuladas en las casillas de contactos profesionales.

Mapa mental de WikiBrains

Había visto en mi perfil las etiquetas ‘digital journalism‘ y ‘data journalism’ y me propuso conocer su empresa Wikibrains.

Me anunciaba un mapa de visualización sencillo e innovador con el cual se querían dar a conocer en diferentes países. Acordamos una entrevista por skype y me dispuse a saber algo más de la herramienta.

Wikibrains es una empresa muy joven (apenas tienen dos año y medio), ubicada en Tel-Aviv. La componen cinco jóvenes de diversos países. Leon Markovitz es venezolano y, de tanto en cuando, se le escapa un ‘chevere’  ;-)

El equipo está formado, además, por Jishai Evers (de Amsterdam), Gilad Manor (de Tel Aviv), Ole Philippov (de Kiev) y Barbara Gian (de París).

Imagen extraída de DadaViz

Imagen extraída de DadaViz

Lo que proponen es algo realmente sencillo: un gráfico estilo ‘mapa mental‘, útil para representar conceptos o nombres en una clase o para una reunión con clientes, para explicarles todo el proyecto.

“En Wikibrains vamos a estrenar un repositorio de visualizaciones, que llamaremos DadaViz“, me explicó ilusionado Markovitz. “Queremos crear una comunidad donde todos puedan añadir sus contenidos de datos. Ser el Youtube de las visualizaciones interactivas”. Eso fue hace un par de meses.

Regreso a Dadaviz, para ver su evolución y descubro una interesante comunidad de usuarios, organizaciones, eventos y empresas que incorporan sus visualizaciones. Dadaviz permite descubrir el enorme potencial de la representación de datos.

Si alguien está interesado en introducir sus visualuzaciones en esta página, sólo tiene que ponerse en contacto con leon@dadaviz.com o via Twitter.

Están todavía en fase beta, pero ¡hay que seguirles la pista a estos muchachos de Wikibrains!

————————-

+ info sobre Dadaviz en The Next Web y FastCo