Feeds:
Entrades
Comentaris

_MG_0533

El Festival Ars Electronica celebra este año su 25 aniversario. Dos décadas y media dedicándose a explorar y combinar el arte, con la tecnología, la ciencia y la sociedad.

Hace unos meses tuve la oportunidad de conversar con el director de FutureLab del Ars Electronica, quien está convencido de que “sin las máquinas actuales seríamos estúpidos y limitados”.

Horst Hörtner fue ponente en el evento anual del BarcelonaLab, un laboratorio abierto a la cultura y la innovación de la ciudad.

Hörtner y yo empezamos hablando de los drones con los que experimentan en FutureLab, revisamos la dependencia que tenemos por las máquinas, nos paramos en el Bosón de Higgs, regresamos al Renacimiento, echamos un repaso a la educación actual y acabamos divagando sobre el futuro y el sentido de la vida.

Una conversación única y, probablemente, irrepetible ;-)

—————————-

¿Qué forma tienen los drones con los que han trabajado?
Desde tierra no se aprecian bien. Tienen forma de helicópteros pequeños pero no con cámaras sino con sensores. No sirven para hacer una vigilancia aérea. Cada uno de estos aparatos son píxeles en el cielo. A nosotros nos gusta llamarlos ‘Spaxels’. Los inventamos hace dos años y los estamos probando en diferentes espectáculos.

Els spaxels del Futurelab d'Ars Electronica

Los Spaxels del Futurelab 

No le gusta mucho llamarlos drones, ¿verdad?
La palabra tiene connotaciones militares. Se dice ‘drones’ y se piensa en espionaje, armas militares, etc. Pero esto cambiará. Al principio, los ordenadores también tenían fines militares y ahora no tienen ninguna connotación negativa.

¿Qué usos cree que tendrán los drones en unos años?
Servirán para transportar medicinas, para crear arte en el cielo, para ayudar en temas sociales. Hasta ahora han sido tremendamente caros pero cuando haya más demanda bajará el precio y veremos nuevas utilidades.

Ars Electrónica viene combinando los conceptos arte, tecnología y sociedad desde 1979. ¿Qué cambios ha observado en 25 años?
Bueno, el año que se creaba Ars Electronica, Bill Gates estaba en un garaje inventando su sistema operativo, Windows. En aquella época, sólo algunos pensadores de medios comenzaron a extrapolar la influencia de la tecnología a través de los aparatos electrónicos en la sociedad. Ars Electronica reunió a filósofos, científicos, artistas, gente muy diferente que venía de disciplinas muy diversas. Era la época que no había grabadoras como la que tienes en la mano, ni máquinas de café como la del pasillo, ni a nadie se le había ocurrido todavía acuñar la etiqueta ‘Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)’ . Nada de lo que tenemos actualmente, puede funcionar ya sin estas tecnologías.

Continua llegint »

Leon Markovitz apareció de improviso en mi buzón de correo a través de un mensaje de LinkedIn. No nos habíamos cruzado virtualmente antes. Las únicas referencias que teníamos el uno del otro eran las estipuladas en las casillas de contactos profesionales.

Mapa mental de WikiBrains

Había visto en mi perfil las etiquetas ‘digital journalism‘ y ‘data journalism’ y me propuso conocer su empresa Wikibrains.

Me anunciaba un mapa de visualización sencillo e innovador con el cual se querían dar a conocer en diferentes países. Acordamos una entrevista por skype y me dispuse a saber algo más de la herramienta.

Wikibrains es una empresa muy joven (apenas tienen dos año y medio), ubicada en Tel-Aviv. La componen cinco jóvenes de diversos países. Leon Markovitz es venezolano y, de tanto en cuando, se le escapa un ‘chevere’  ;-)

El equipo está formado, además, por Jishai Evers (de Amsterdam), Gilad Manor (de Tel Aviv), Ole Philippov (de Kiev) y Barbara Gian (de París).

Imagen extraída de DadaViz

Imagen extraída de DadaViz

Lo que proponen es algo realmente sencillo: un gráfico estilo ‘mapa mental‘, útil para representar conceptos o nombres en una clase o para una reunión con clientes, para explicarles todo el proyecto.

“En Wikibrains vamos a estrenar un repositorio de visualizaciones, que llamaremos DadaViz“, me explicó ilusionado Markovitz. “Queremos crear una comunidad donde todos puedan añadir sus contenidos de datos. Ser el Youtube de las visualizaciones interactivas”. Eso fue hace un par de meses.

Regreso a Dadaviz, para ver su evolución y descubro una interesante comunidad de usuarios, organizaciones, eventos y empresas que incorporan sus visualizaciones. Dadaviz permite descubrir el enorme potencial de la representación de datos.

Si alguien está interesado en introducir sus visualuzaciones en esta página, sólo tiene que ponerse en contacto con leon@dadaviz.com o via Twitter.

Están todavía en fase beta, pero ¡hay que seguirles la pista a estos muchachos de Wikibrains!

————————-

+ info sobre Dadaviz en The Next Web y FastCo

 

Geert LovinkCuando Geert Lovink estuvo en Barcelona hace un par de años– invitado por el Centre de Cultura Contemporània (CCCB)–me contó que las generaciones futuras entenderían el concepto de la privacidad, que ya no confiarían a plataformas como Facebook sus vidas. 

Este año, a mediados del mes de junio, regresó para participar en el Enter Forum, un encuentro dedicado a reflexionar sobre la privacidad en Internet.

Lovink volvió a advertirnos de la importancia de proteger nuestras comunicaciones de empresas privadas y gobiernos que utilizan nuestros datos para controlarnos. “El caso Snowden lo ha cambiado todo”, dijo. ¿Se puede ser totalmente anónimo hoy día?

Lo entrevisté de nuevo y hablamos sobre la vigilancia y el espionaje a raíz del caso Snowden; del recorrido del Institute of Network Cultures que dirige, de la moneda electrónica o ‘bitcoin‘ y de la Web Profunda.

Una charla con Lovink es un intenso viaje exploratorio sobre el sentido y la evolución de Internet.

—————————————————————————————————————————

Hace un año y medio desde su última visita a Barcelona. ¿Qué ha pasado en Internet en este tiempo? 
¡Sólo una cosa, la más importante: el caso Snowden!

¿Qué supone este caso para los billones de personas que estamos conectadas a Internet? 
El 6 de junio del 2013 ha marcado un antes y un después en Internet. Hemos regresado al 1984. Cuando el ordenador era la gran máquina solitaria, considerada como una herramienta muy poderosa en manos de pocas corporaciones y utilizada por los Estados para la vigilancia y el espionaje. 1984 era el año de la novela de George Orwell pero también cuando Apple introdujo el ordenador personal. Muchos recordarán que se hizo famoso por utilizar un anuncio que hacía alusión al ‘Big Brother’. Apple rompió con la imagen del ordenador con propósitos de control y vigilancia. Después vino la revolución de la computación de los 90, la aparición de la web 2.0 y las redes sociales.

¿Y ahora dónde estamos?
Hablando del caso Snowden hemos regresado al pasado. La idea del ‘ordenador personal’ como herramienta para el empoderamiento ciudadano se ha acabado. Lo que sospechábamos desde hacía tiempo, lo que eran rumores o conspiraciones, ahora son evidencias. Y sabemos que las grandes compañías tecnológicas que cada día nos sirven facilidades están masivamente involucradas en los casos de espionaje.

Pero ahora tenemos una Internet distribuida, que debería hacer más complicado el espionaje.
No, porque con Snowden hemos regresado a los inicios, a ese sistema de ordenador centralizado.

¿Cómo podemos vivir sabiendo que los gobiernos nos vigilan?
Ahí está el problema. Podemos vivir porque lo hacemos en una especie de privacidad de nosotros mismos. En Occidente nos creemos únicos, individuales. No somos robots, ni ciudadanos estandarizados. Y la tecnología nos ayuda a reforzar esta idea: tenemos Facebook, amigos en la red, comunidades, etc.

foto 2Algo ha cambiado…

O quizás es que tampoco nos preocupa tanto, mientras podamos seguir en Facebook, chatear, etc.
No, no lo creo. Algo ha cambiado con Snowden. Seguro. Sí que importa que controlen nuestros datos, que nos vigilen. Porque el ‘Gran Hermano’ de Orwell se ha instalado de nuevo, dentro de Facebook y ve todo lo que escribes, lo que publicas, con quién hablas. Eso importa, la gente empieza a ser consciente.

Pero la gente joven, ¿es consciente del mensaje de Orwell?
Apuesto a que sí. Al menos, los jóvenes en Estados Unidos están alertas de esta nueva situación. Ya saben que no pueden emborracharse en una fiesta, publicar las fotos en Facebook y pensar que no tendrán ninguna consecuencia porque forma parte de su vida privada.

¿Se ha acabado con el concepto de ‘vida privada’?
Por supuesto. Si todo puede ser grabado, si todo lo que dices queda registrado, si todos tus movimientos en la Red se saben… ¿qué quiere decir ‘vida privada’?

Continua llegint »

1403689126498Reprodueixo aquí la conversa que vaig mantenir amb Josep Matas, advocat especialista en protecció de dades i privacitat, i Pau Agulló, director de l’empresa Kernel Analytics, als Matins de Catalunya Ràdio, el passat 24 de juny.

La presentadora de la tertúlia, en aquesta ocasió, és la periodista Geni Lozano.

Parlem del ‘Big Data’, de la manera en què es regularà, del rastre que deixem els ciutadans a partir de l’ús de tots els aparells tecnològics que fem servir a diari, i dels usos intel·ligents que es poden fer després d’analitzar les dades.

Qualsevol de nosaltres deixem cada dia un rastre digital en les nostres activitats quotidianes que permet controlar-nos molt millor del que va poder predir George Orwell a la novel·la “1984”. La que el sociòleg Manuel Castells va definir fa uns anys com a “era de la informació” s’està convertint en l’era de les dades”.

La pots escoltar aquí: http://www.catradio.cat/audio/824682/Els-reptes-del-Big-Data-el-petroli-del-segle-XXI